viernes, 20 de junio de 2008

SÓLO UN PASO HOY...

"Guíame, luz bondadosa
las tinieblas me rodean,
guíame hacia adelante.
La noche es densa,
me encentro lejos del hogar,
guíame hacia adelante.
Protégeme al caminar,
No te pido ver claro el futuro,
sólo un paso, aquí y ahora
"
- Cardenal Newman-


"Sólo un paso"... no más. Lo mismo que cuando Jesús enseñó el Padre Nuestro a sus discípulos, les invitó a pedir a Dios "el pan para hoy". No les dijo que pidieran que les resolviera para siempre sus problemas,ni que pudieran llenar sus graneros. Sólo el pan para hoy.Parece claro que Dios quiere que nos acostumbremos a vivir confiados en sus manos, abandonados a su Providencia, de tal forma que no soñemos en almacenar seguridad, perfección,virutdes, sino que le pidamos la ración para hoy, seguros de que mañana nos dará la ración de mañána. Y es que seguro que El sabe que si nos diera todo resuelto para meses, años, nos acostumbraríamos a pensar que no le necesitamos, pues ya tenemos "nuestro granero" bien provisto. Así que nos recuerda una y otra vez:"os vale con el pan que os de hoy".
Del mismo modo, nos basta un poco de luz para dar ese paso que hoy tenemos que dar. Claro que sería más bonito, al menos, más tranquilizador, que Dios nos concediera "ver claro el futuro":¿tendré seguro el trabajo? ¿me irá bien mi matrimonio?¿serán sanos mis hijos?¿viviré lo suficiente como para...? Ay, si Dios nos explicara todas estas cosas.. pero siempre son preguntas sin respuesta. Y no, no es necesario, seguramente, ni necesario ni conveniente.
Como siempre, El tiene razón: Nos basta la luz para el paso de hoy. Para caminar, nos debería bastar con la luz para hoy y la confianza para mañana. Tenemos que caminar, ir adelante.. ¡Ay del que , por miedo a no tener luz mañana, deje de dar el paso de hoy!... Y desgraciadamente, seguro que son muchos más (o somos muchos más) los que temen el futuro que los que viven con coraje el presente. Sufrimos mucho por "hipótesis" y sufrimos tanto que antes de que lleguen los dolores (que la mayoría de ellos no terminan de llegar) ya los hemos sufrido docenas de veces.
Un paso, sólo un paso. Nadie construyó una catedral más que poniendo una o dos piedras cada día. Y tampoco se ama todo de golpe : cada día tiene su pequeño amor. y solo con muchos pequeños pasos de pequeño amor se logra atravesar la noche y vivir sufriendo menos.
(Inspirado y adaptado de J.L. Martin Descalzo)

10 comentarios:

KAMELUCHA--MELA dijo...

No te puedo decir que sea la persona màs creyende del mundo..no nada que ver, pero si como emigrante que soy, por donde he pasado he dejado y tengo los mejores amigos del mundo, de cualquier color y sabor como digo yo....Si vieramos claro el futuro..a veces ..no hariamos cambios que quizas en la vida nos pesan. Pero lo que si nos debe de alegrar es ser mejores cada dia y que la gente linda que conocemos este cada dìa , a poder ser,,,un poco mejor...
un besito....

Dove dijo...

No ser la persona más creyente del mundo no significa que no seas según intuyo, sensible, compasiva y comprometida con las causas de los que te rodean, seguramente por todo lo que has vivido, y por eso la vida te ha dado tantos amigos...
Dijo un filósofo una vez que "tener fe es el coraje de sostener la duda". Y yo creo que constantemente tenemos que zambullirnos en una arriesgada confianza más allá de dudas y certezas... y confiando seguro que somos como dices, cada día un poco mejores.
un abrazo.

Compartimos? dijo...

Me alegro comprobar que compartimos inquietudes.
Tu lo has dicho muy bien: Si no se da un paso es imposible dar el segundo y sin este el tercero y asi sucesivamente.
Ayer en algun blog encontré una entrada que proponía una sencilla pregunta a un niño: ¿Que le pedirías hoy al Universo?
Que facil resulta pedir.
Se que Jesís de Nazaret nos dijo :Pedid y se os dará. Con el tiempo he ido aprendiendo que la frase tiene más sintonía con la actitud humilde del que se atreve a alargar la mano solicitando lo que no tiene.
Lo importante, opino, es encontrar la seguridad en medio de la inseguridad que nos envuelve, pero por experiencia propia te aseguro que en esa inseguridad está la confianza.
Un abrazo.

Pasión dijo...

Querida Dove, hermoso post!! y muy hermosa la imagen de los pies.
Dios te bendiga!
Pasiòn

M. Jose dijo...

Me gusta tu entrada y la comparto totalmente, nuestra vida debe construirse paso a paso, de presente en presente....
Gracias por este post
Un abrazo

Hada Saltarina dijo...

Dove me ha gustado mucho este texto adaptado, como tú dices, de Martín Descalza. Aparte del tema de la Confianza, que por supuesto es básico, me gusta recordar a este sacerdote; me caía muy bien porque era sencillo, sabio y amoroso. Me ha ayudado mucho en muchos momentos con sus escritos.
Un abrazo

AGUALUNA dijo...

Que bello tu espacio Dove, lleno de paz , de profundas reflexiones, y de la presencia de nuestro Dios.
Gracias por acercarnos màs a El a través de tu espacio una alegrìa muy grande da lugares como el tuyo, en donde podemos hablar el mismo idioma, el idioma, de la fe, de la esperanza y sobre todo del amor de Dios.

Te dejo un abrazo super grande desde Chile mi querida amiga, seas bienvenida cuando quieras y gracias por lo que nos entregas. Sigue cultivando esta tierra hermosa.
Un beso,

Agualuna

Dove dijo...

_Gracias por vuestra acogida y por vuestros mensajes de cariño y comprensión. En verdad que compartimos algo que está más allá de todo lo que existe en apariencia.
Un abrazo a todas

mari nieves dijo...

Cuando hablas de la confianza en DIOS, a mi me ocurre algo muy curioso y es que confianza tengo, pero sin embargo me falta fe, siempre le pidoa nuestro PADRE que me ayude a tener mas, pero aún asi tengo tantas dudas............y miedo.....

Dove dijo...

En mi opinión la confianza es precisamente una muestra de fe. Y es también una actitud que una puede trabajar cada día. Ante situaciones difíciles o críticas, con un simple pensamiento como "SEÑOR, CONFÍO EN TÍ", se abren ante nosotrs nuevas salidas .. al invitarle y permitirle a El a tomar parte de nuestra vida dándole un voto ciego de confianza, en seguida se siente un alivio en el corazón la inquietud se torna en paz. Poco a poco, día a día tenmos que ir alimentando esa confianza y pidiéndole que vaya aumentando nuestra fe. Sigue así M NIEves y seguro que verás grandes cosas.